El #8N y las tetas

8N

 

 

Creo que los que dicen esas frases que empiezan con “los mismos que” son unos reverendos pelotudos.

Los mismos que fueron apaleados por la dictadura al otro día estaban en la plaza vitoreando a Galtieri por la invasión a Malvinas. Qué, ¿acaso los conocés a todos?.

Hacía calor, ya todos lo saben y el aire acondicionado no alcanzaba a hacer la suficiente diferencia de temperatura.

Teta Vulcana

“Los mismos que van a la marcha del 8N a pesar de que la convoca Cecilia Pando son los mismos que no protestaban contra Menen porque también lo hacía Hebe de Bonafini”

Diputada teta

Yo le estaba mirando el escote y miré hacia arriba, como pensativo, aguantándome de las ganas de decirle lo boluda que era.

teta-AY, que boluda- dijo después de que calculara mal un movimiento y la cucharita quedara en equilibrio inestable al borde la mesa y terminara cayéndose al piso.

Ahí fue cuando se agachó y como no había parado de mirarla noté que no tenía corpiños y le vi medio pezón.

-Sabés que tenés razón- le dije sonriente con la vista clavada en sus labios y unas ganas locas.

tetas

————————————————————————————————————-
Bueno, al rato de publicar esto recibí un mail con una opinión de Mex Urtizberea. No verifiqué si es apócrifa o no. Pero acá va:
8N según Mex Urtizberea
No digan por un país no sé cuánto, por una provincia no sé qué. Digan cómo. Digan un plan. Digan qué idea. Digan el proyecto. Digan los pasos. No digan para terminar con tal cosa, para continuar con tal otra. Digan cómo. Digan con qué recursos. Digan con qué criterio. Digan con qué medidas. No digan frases vacías. No digan palabras tan generales. No digan “seguridad” si no dicen cómo. No digan “educación” si no dicen cómo. No digan “cambio” si no dicen cómo. Digan cómo. Concretamente cómo. Sinceramente cómo. Digan las respuestas; las preguntas las conocemos todos. Digan visiones reveladoras. Digan algo de los pensadores que leyeron, cuáles rescatan, con cuál disienten. Digan qué saben de filosofía política, digan qué saben de los problemas de la gente. Digan qué saben de economía, digan qué recetas ya fallaron y cuáles aún no se han probado. Digan la historia, las causas. Digan cómo saben lo que saben. Digan algo que no haya dicho nadie, algo que no sepamos. No digan discursos que no dicen cómo. No digan obviedades. No digan vaguedades. No digan sólo los titulares de las cosas. Digan las cosas. Digan con qué cálculos. Digan de qué manera. Digan con qué medios. Digan por cuál camino. Digan cómo. Específicamente cómo. Técnicamente cómo. Detalladamente cómo. Sabiamente cómo. No digan sólo eslóganes. No digan por arriba. No digan “salud” si no dicen cómo. No digan “vivienda” si no dicen cómo. No digan “empleo” si no dicen cómo. No digan lo que ya escuchamos mil veces, lo que ya sabemos de memoria. Digan una que no sepamos todos. Digan y sorpréndannos por lo ilustrados, por lo preparados, por lo sensibilizados. Digan y sorpréndannos por lo creativos, por lo comprometidos, por lo bienintencionados. Digan lo que quieren hacer, pero digan cómo. No digan palabras recitadas. No digan frases hechas por los asesores de imagen. No digan discursos de cartón. Digan cómo. Simplemente cómo. Claramente cómo. Particularmente cómo. Responsablemente cómo. Digan un plan. Digan qué idea. Digan el proyecto. Digan los pasos. Por cuál camino. Con qué recursos. Con qué criterio. Con qué medidas. Digan cómo. Los estamos escuchando. .

Anuncios

Los planes sociales y el cambio de sexo

No sé como empezar y por eso empecé así. Bueno, ese fue un truco que le di a alguien que tenía una idea y no sabía como empezar a escribirla. Le dije: escribite y/o buscate la mayor cantidad de frases que digan algo pero no digan mucho y tenelas como comodín, por ejemplo: No sé como empezar para hablar de (su tema en cuestión). Ok, no sabía como empezar a hablar de los gobernantes y los gobernados o de las intenciones de las leyes y de sus consecuencias verdaderas. 
 
Moto cleta en el museo del automóvil
Tema uno: No estoy en contra de los planes sociales pero me parece que les falta una faceta de mejora continua en ellos, tampoco digo que no la tengan. Los primeros planes de la época de Duhalde eran un regalo, luego, son  a cambio de estudio de los hijos. Tampoco me molesta (tanto) que “usen esa plata” para comprarse moto como cita la derecha reaccionaria. Pero muchos empleados en negro se niegan a regularizarse porque pierden esos planes. Conozco los casos con nombre  y apellido. Esto me genera ruido. Cuando a un comercio le cae una inspección de trabajo, no les importa si el empleado en negro se niega a la formalización por culpa de la asignación.  Aparte del hecho, que también sucede con los hijos, o la posibilidad más precisamente, de que estemos generando una cultura en la cual lo que debe hacerse por motus propio se hace a cambio de un premio, es una especie de extorsión. Hay un documental donde se cuenta la posibilidad  de que algunos hijos manipulen a los padres en éste tópico: “Freakonomics

Tania Luna

 

El otro tema tiene que ver un esta gran medida de la Identidad de Género de este gobierno progresista. Me parece fantástico el reconocimiento. Pero hecha la ley hecha la avivada. Mis compañeros de oficina están especulando el traspaso al sexo femenino para jubilarse cinco años antes.
Adiós, voy a pedir turno.