Algo muy grave pasa en este país


Hace un tiempo publiqué un texto llamado : tirándole la lengua a la vieja facha
Me basé en unas palabras que dijo una ‘señora’ en un encuentro ascensoril. En el post van a ver que mientras todo el mundo ( todo no, éste es un chiste interno) se quejaba en la calle podrías ver carteles solicitando personal
Los seguí viendo y los sigo viendo, pero es demasiado el trabajo hacer fotos y publicar.
Aunque lo fui modificando y actualizando esa entrada tiene más de dos años o tres y se refiere a expresiones que venía escuchando desde hace mucho tiempo atrás… 2008… o antes, antes del conflicto del campo.
Pero este es un mundo de mierda, un mundo regido por los poderosos. No se puede hablar mal de un banco. Tienen protección jurídica, la excusa de la corrida bancaria. Si un banco va a quebrar no se puede decir nada, no importa si es verdad o no. Si lo decías, vas en cana. Que se jodan los ahorristas mientras los banqueros no responden con sus bienes personales por la quiebra.
No resulta lo mismo para la economía del país, no importa los registros “records” de consumo que hacen que reviente el sistema energético, no importa si es verdad, podés decir todas las mentiras que quieras que perjudiquen a la economía.

Esto se va a la mierda, pero más que un vaticinio o pronóstico  científico era una expresión de deseo de varios que conozco.
y no pasaba nada
¿ Y que hacés cuando de asustan con el hombre de la bolsa o el cuco?
empezás a tenerle miedo al hombre de la bolsa… al cuco..
Si te meten miedo económico.. sacás un crédito? comprás el autito y esperas?
si no sacaste el crédito y no compras la moto… la bicicleta…. que le pasa a la economía?


Y ahora estamos cagados 

Gabriel García Márques -Un pequeño homenaje aquí– escribió:Algo muy grave va a suceder en este pueblo”

El problema es que venía sucediendo desde siempre, gente de mierda que quiere mierda para los compatriotas.

 Algo muy grave va a suceder en este pueblo



Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde: -No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo.

Gabo

Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice: -Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta: -Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mamá o una nieta o en fin, cualquier pariente. Feliz con su peso, dice: -Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto. -¿Y por qué es un tonto? -Hombre, porque no pudo hacer una carambola sencillísima estorbado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo. Entonces le dice su madre: -No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen. La pariente lo oye y va a comprar carne. Ella le dice al carnicero: -Véndame una libra de carne -y en el momento que se la están cortando, agrega-: Mejor véndame dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado. El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar una libra de carne, le dice: -Lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas. Entonces la vieja responde: -Tengo varios hijos, mire, mejor deme cuatro libras. Se lleva las cuatro libras; y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto, a las dos de la tarde, hace calor como siempre. Alguien dice: –

Gabo, recibiendo el Nobel

¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo? -¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor! (Tanto calor que es pueblo donde los músicos tenían instrumentos remendados con brea y tocaban siempre a la sombra porque si tocaban al sol se les caían a pedazos.) -Sin embargo -dice uno-, a esta hora nunca ha hecho tanto calor. -Pero a las dos de la tarde es cuando hay más calor. -Sí, pero no tanto calor como ahora. Al pueblo desierto, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz: -Hay un pajarito en la plaza. Y viene todo el mundo, espantado, a ver el pajarito. -Pero señores, siempre ha habido pajaritos que bajan. -Sí, pero nunca a esta hora. Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo. -Yo sí soy muy macho -grita uno-. Yo me voy. Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde está el pobre pueblo viéndolo. Hasta el momento en que dicen: -Si este se atreve, pues nosotros también nos vamos. Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo. Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice: -Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa -y entonces la incendia y otros incendian también sus casas. Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, clamando: -Yo dije que algo muy grave iba a pasar, y me dijeron que estaba loca.

Si llegaste hasta acá, te invito a leer Una vida en el día de un tal Patricio Peralta

No hay nada más viejo que el diario de ayer

Así que el asunto ese de los copagos de las clínicas eran todos mentiras. Escuché en la radio que la información de los diarios de ayer era falsa: que los copagos nunca se cobraron y que por lo tanto sería un poco difícil dejar de cobrar lo que no se estaba cobrando o algo así. En realidiad no se muy  bien de que se trata el tema ni tanto me interesa, ya que lo que escuché tampoco me parece del todo cierto pero eso se debe probablemente a que me estoy levantando antes del despertar. Esto fue sólo un detonante, que hay un puma suelto en Olivos, que ahora una serpiente, que se le escapó el gato al presidente ruso, que había un submarino ruso en las costas patagónicas, que un sobre con tiza era antrax y que después un funcionario de salud dijo que el ministro le dijo que lo diijera, que presentan una demanda contra el país… pero al rato resulta que no es una demanda sino una denuncia  y que finalmente no es una denuncia sino una pataleta que va quedar en la nada, que una explosión de gas hizo que los paisanos vean meteoros, que Axel Rose quemó una bandera Argentina, que no se van a vender autos y luego se bate records de patentamientos, que no va a haber manzanas porque nadie quiere ir a recolectarla, que el dólar se va a ir a nosecuánto, que la había amenazado diciéndole: “te voy a pegar adonde más te duele” y que no sólo era mentira sino que nadie se retractó, que el ministro tenía los días contados, que íbamos a pagar la deuda externa con las privatizaciones, que “hicimos” más escuelas que todos los gobiernos anteriores mientras cerramos algunos salones de grado, que no faltan medicamentos pero tampoco los tiene el farmacéutico, que la culpa la tiene Santiago Varela mientras ni una pastilla antiácida somos capaces de fabricar, que el gobierno no apoya a las empresas mientras hay institutos que te ayudan en cualquier emprendimiento que sea, que el caballo era blanco, que al presidente no le interesaban los DDHH pero hay videos de cuando caía la dictadura que prueban lo contrario, que vamos  a hace una aeroisla, que vamos a tener tren bala, que la estratósfera, que la pista del jet es para exportar aceitunas, que vamos a poner una fábrica de huevos, que hay un informe negativo del FMI que luego sale a desmentir porque olía a operación de prensa, que te vas a quedar sin aliento y figurate yo que estaba comiendo una manzana, que se le cayó una manzana en la cabeza, que creían que la tierra era redonda ( 😛 ), que antes del incendio el intendente tuvo una discusión con el sindicato cuando el conflicto era con los concejales opositores y había sido seis meses antes, que allanaron la casa del ministro y resulta que no, que era al inquilino ah, pero la causa si lo involucra.. pero también ( otro resulta) el inquilino ya no vivía más y un representante se encargaba de unas cuentas… entonces no iban a encontrar nada pero para qué hicieron ese allanamiento si ya sabían que no había nada, entonces el juez… bue!
Hace un tiempo que sucede esto, lo de levantarme dormido y lo de los diarios que dicen una cosa y al otro día dicen otra. Siempre sucedió  pero el problema es que viene pasando cada vez más seguido. Un comunicado que no existió y que al otro día nos enteramos que sí existió y etc… no hace falta indagar hacia atrás, creo que esto se va a ver en el día a día de nuestro ‘periodismo’.
En la radio siempre decíamos que “no hay nada más viejo que el diario de ayer”. Esto se convirtió en un anacrosnimo, con la ayuda de internet o no, de las 24 horas de noticias, lo que sea. Ahora decimos: no hay nada más viejo que el diario de esta mañana.
Ahora parece ser más que interesante leer el diario de ayer y ver que cosa de lo que se dijo fueron mentiras o verdades engañosas, provengan del gobierno o de los mismos diarios. Los medios o los gobiernos dos sinarquías cuyos objetivos son hacer guita, y nosotros, como bien boludos que somos, tomamos parte por unos o por otros.