Tom Cruise al filo del mañana, de Luppof y de Beaumont

Edge of Tomorrow, correte que explota!!

De Armstrong a Beaumont, de Beamont a Lupoff y de Lupoff a El filo del mañana: bueno, alguna vez debería empezar por el final: 

 
El Final


Fredric Brown

El profesor Jones había trabajado en la teoría del tiempo a lo largo de muchos años.

—Y he encontrado la ecuación clave —dijo un buen día a su hija–. El tiempo es un campo. La máquina que he fabricado puede manipular, e incluso invertir, dicho campo.
Apretando un botón mientras hablaba, dijo: —Esto hará retroceder el tiempo el retroceder hará esto —dijo, hablaba mientras botón un apretando.
—Campo dicho, invertir incluso e, manipular puede fabricado he que máquina la. Campo un es tiempo el. —Hija su a día buen un dijo—. Clave ecuación la encontrado he y.
Años muchos de largo lo a tiempo del teoría la en trabajado había Jones profesor el.

 

Final El

Fredric Brown 1906 – 1972

Al Filo del mañana, póster alemán

Antes o después, quien sabe, leí otro cuento fantástico, donde el personaje no paraba de vivir una y otra vez el mismo lapso de tiempo, casi como en una oficina. La mala memoria hizo que le atribuyera la autoría al genial Fredic.

Edge of Tomorrow, ( 4 canelones 😛 )
Al filo del mañana, una película de ciencia ficción con Tom Cruise donde interpreta un solado que vine el mismo día una y otra vez.

Ah, te sonó a copia de El día de la marmota, pero no la cuestión viene de más atrás.




Edge of Tomorrow, Al filo del Mañana
En Al filo del Mañana, los aliens tiene mentalidad de colmena, una idea repetida en la ciencia ficción, pero que no importa tanto en la historia




Esta nueva película de 2014 dirigida por Doug Liman – el de la saga Bourne – está basada en la novela All You Need is Kill del  japonés, Hiroshi Sakurazaka, que también se adaptó al formato gráfico.

All You Need is Kill

Aquí se repiten las repeticiones con la variantes de que son semintencionales y se producen cuando el personaje de Tom Cruise muere. El ciclo se corta por otro motivo y el objetivo es exterminar al líder de la invasión.
No la vi subtitulada, pero si no me equivoco, hay un pequeño guiño a Beaumont, ya que un general con ese nombre llama por teléfono al general interpretado por Gleeson. Bill Paxton está poco reconocible y hasta por momentos parece un machote gay.

Edge of Tomorrow, Al filo del Mañana

Pero la idea no tiene nada de novedoso, sin llegar al plagio para nada. Al filo de mañana pagó todos los créditos.
La que fue una copia y hasta hubo litigio latente de por medio fue El día de la marmota, con Bill Murray -o hechizo del tiempo en algunos países.

 

Día de la marmota, hechizo del tiempo
o Groundhog day

Acá no se si contarte las cosas de atrás para adelante, o al revés…
La película de Murray se estrenó en  marzo 1993 y fue dirigida por el fallecido Harold Ramis (cazafantasmas) . La controversia surgió porque la idea de la repetición del día parecía pertenecer a Richard Lupoff. En ese mismo año, un poco después, el 5 de julio de 1993 y basado en un relato de Lupoff se estrena el largometraje  de televisión 12:01 con Martin Landau. Siempre dije que Martin hubiera sido el actor ideal para interpretar al Runcinter de Ubik, pero eso es para otro post.

Volviendo estoy de vuelta: Pero cómo se copio? pues bien a veces las ideas se conocen de rumores y difusión boca en boca de guiones rechazados  y varias cinematógrafas trabajan en proyectos similares (“se copia, pero se copia de otra forma” , cito a Linda Seger  : “Cómo convertir un buen guion en un guion excelente” 1987) por eso es que suelen hacerse proyectos similares el mismo año, como Armagedon y Deep Impact ( Impacto profundo ) Es probable -esta es una conjetura mía- que esa idea viniera presentándose de años anteriores a las compañías que sistemáticamente rechazaban hasta que empezó a circular la noticia de la amenaza del meteoro y tomaron la decisión.

Pues bien la historia de Lupoff ya había sido filmada en forma de corto  en el año 1990 dirigido por Jonathan Heap. Yo lo vi por el canal 7,  cuando se llamaba ATC, en el ciclo de Rómulo Berrutti y Carlos Morelli: Función privada. Fue muy grato verlo, pues ya había leído el relato de Lupoff, aunque creyendo que era de Brown.
Mucho tiempo después, lo busqué infructuosamente por todos lados pero claro, usando  Fredic Brown como clave minga que lo iba a encontrar.

A Lupoff lo conocí gracias a las legendarias revistas péndulo. El corto en cuestión es el siguiente:

12:01 PM

 

Observen que actúa Kurtwood Smith , quien ahora retornó al ruedo con la serie Resurrection, y participara en un capítulo de  House, como el padre del enfermo que no era nada más ni nada menos que Dave Mathews.

Richard Lupoff, de extra en 12:01 PM ( 1990 )

Tanto Heap como Lupoff tenían una  calentura que volaban y estuvieron estudiando por mucho tiempo la manera de litigar contra Remis y la Columbia, pero finalmente desistieron. Argumentaban que el establishment Hollywoodense se encolumnó (o encolumbió, que obvio no? ) detrás de Columbia y nos les dieron bola. No soportaron el stress y se bajaron de la demanda.
Quizás fue porque el no tan marmota de Danny Rubin, principal responsable de la historía, robó la idea y no la trama y contaron una historia completamente diferente:
El día de la marmota en una comedia, entre lo levemente dramático y lo romántico.
El corto de de 12:01 es un drama personal, donde no hay personaje antagonista, el antagonista es el tiempo.

12:01 que no se note el muñeco

El largomentraje de 12:01 es una aventura de ciencia ficción, con un conflicto entre el Dr ( Martin Landau) y el muchachito que es de Dirección de Personal de la institución. También hay un romance entre el muchachito y una científica. El objetivo inicial de Barry es enamorarla  y  luego que no la maten y detener el rebote del tiempo. No es una gran película. Pero no defrauda a pesar de algunas ingenuidades es una pena que haya ido al formato del 3:4 ya que se merecía un estreno el en cine, siendo mejor que un montón de bodrios que las compañías nos han inducido a ver. Es notable el perfil ecológico de Barry, un antecedente del de David de Día de la independencia. Además, Barry comienza el día con resaca, y es realmente un mal pero muy mal día desde que parte de su casa a un trabajo que no soporta.

 12:01 El trailer

Lupoff actuá como extra en ambos filmes, en el largometraje es un empleado que va y viene.

 

Richard Lupoff, de extra en 12:01 PM ( 1993 )

El relato de Lupoff se publicó en 1973 en una antología de The Magazine of Fantasy & Science Fiction y todavía lo estoy buscando ( para colgarlo acá ).

 

 

Pero entremedio hubo alguien más – al menos – que se metió con la repetición del tiempo: y estos fueron los alemanes con Corre Lola Corre Lola rennt, es el título alemán original
 Run Lola run, en inglés.

En ésta última la teutona ( Franka Potente ) debe correr durante 20 minutos para conseguir 100.000 marcos para salvar a su novio ( Moritz Bleibtreu  ). El lenguaje es interesante y hay una escena muy graciosa. También en un momento  un guardia de seguridad le afirma  que está teniendo “un mal día” Que los germanos se animen a negar que no vieron 12:01.
Franka Potente actúa en las sagas de Bourne, dirigidas por el mismo director de Al filo del mañana, que originó éste post.

Source Code, 8 minutos para morir

Luego vino Source Code ( Código fuente ), con  Jake Gyllenhaal, conocida también como 8 minutos
antes de morir. Pruébenla, tiene gusto a Ubik en el final, casi otro mini-plagio.

que calor, sacate la ropita
Póster Source Code

En esta la “repetición” de 8′ es artificial, ya que Jake es un soldado en medio de un experimento donde en cada vivencia debe encontrar a un terrorista que está por transformar a un tren en un avión de fuego. No la “alquilé” nuevamente, pero creo que tiene un Plot hole con un teléfono móvil que tendría que estar en otro lugar aunque no tan grave como el  punto flojísimo de  Jake cuando hace una búsqueda en internet usando Bing, pero bueno, es sólo una película.

No creo que Jake jamás haga una película mejor que Donnie Darko,  junto con su hermanita  Maggie, aunque obviamente bien bienvenida será.
Source Code está dirigida por Duncan Jones,  el hijo de David Bowie, del cual es muy recomendable ver Moon, Luna.

 

Lupoff en wikipedia

Aquí puede leer un borrador de una autobiografía de Lupoff ( en Inglés)

Toda esta gente le debe mucho, y mucho a Beaumont…
porque…..

Pero, siempre hay un pero,  se puede ir mas atrás: la idea provenía de Traumerei,  un relato de Charles Beaumont el que escribiera muchísimos capítulos de La dimensión Desconocida  (The Twilight Zone ), quien escribió, entre otros Estática, idea inspiradora de tantos otros relatos: el primero, uno de Leonardo Moledo publicado en el inexistente suplemento de ciencia del diario Clarín, el cual no he visto a ver nunca más ( ni al relato ni al diario). 😀
El segundo es un cortometraje con Eleonora Wexler  y Federico Olivera titulado “Líneas de teléfono” que podemos aprovechar y verlo.


El tercero es la película con Denis Quaid Frecuency,
El cuarto es Siworae  una película asiática que aún no vi.
Este film  también es del año 2000, o sea, se realizó simultáneamente con Frecuency, de esa manera copia Hollywood, a eso se refiere Linda Seger.  Aunque quizás por las fechas hayan sido los coreanos los que se copiaron, cosa que dudo bastante.

El quinto es  La casa del lago  The Lake House, dirigida por el argentino Alejandro Agresti  basada en la Coreana recientemente mencionada. NO fue copiada, figura en créditos y los morlacos han sido pagados.

Morlaco es la moneda oficial de Corea, por si no lo sabías.
“nos inspiramos en Beaumont” podría haber sido un argumento de defensa de la producción del Día de la Marmota, y ahí andá a saber quién ganaba.
Beaumont sí podría haberlos demandado, quién merece un post aparte.

Volviendo al tema de la repetición del tiempo. la versión de Beaumont para la tele se llamó Shadow Play, y a diferencia de los anteriores -o posteriores mejor dicho- la repetición ocurre en un mundo onírico, pero el final es el mismo que en la historia de Lupoff. Más que mundo es una cárcel Onírica.

Este capitulo se filmó dos veces – mínimo.
Acá les dejo las que conozco,
Shadow Play, by Beaumont, 1985

la versión con subtítulos del 61 fue bloqueada por CBS.

Y supongo que se podría rastrear la idea más atrás aún.

Existe una similar relacionada con el Time loop ya clásico de la ciencia ficción, pero los viajes en el tiempo son diferentes al tipo de loop del estilo inventado por Beamont. En los viajes, el tiempo sigue de alguna u otra manera.
Incluso en la historia, o cualquier historia donde alguien pueda a volver a vivir su vida, el tiempo, las Viviencias ( o Pastoral -#chistemalo) para el resto del universo continuarían. Un ejemplo, el regalo de la princesa ( acá en inglés )  de 1932 por Anthony Armstrongdonde la princesa pide el deseo mentado. Pero es ella sola la que está en loop, igualmente  que Willis en 12 Monos el resto seguimos por eso es que en este momento estás leyendo esto.
En el estilo Beaumont-Lupoff, mañana – o un fragmento – será el día de hoy y nadie, excepto el personaje principal es consciente de ello. El aporte original de Lupoff es esa idea de que la “conciencia es una variable independiente” ( o será una constante ) dentro de las leyes del universo. Por qué algunas conciencias son más independientes que otras, es algo que Lupoff no pudo pensar.

Hubo otras obras, no si tuvieron versión cinematográfica, pero como no las leí – todavía- no les puedo contar de que se trata ( Dick, Grimwood ).
También ahí David Lynch incursionó dos o tres veces en ese tema, con  Carretera Perdida – Lost Highway  y Mulholland Drive – El camino de los sueños y creo que la que continuó esta saga es parecida. Pero en los films de Lynch el tiempo parece repeterse, o no. y nunca queda claro si la idea de la conciencia constante está presente. En realidad, en las películas de Lynch nunca está claro nada.
Tanto quilombo por Tom Cruise en Al filo del mañana? Bueno, pero valió la pena. -en realidad todo fue para postear un cuento de Brown.

Yo también tengo mi relato sobre la repetición del tiempo, pero es bastante distinto a todos estos, pero sorprendentemente, un tramo se parece a una escena también de un capítulo de La dimensión desconocida de los años 80.
Yo también tengo mi relato sobre la repetición del tiempo, pero es bastante distinto a todos estos, pero sorprendentemente, un tramo se parece a una escena también de un capítulo de La dimensión desconocida de los años 80.:P
Supongo que algún día no lo publicaré.
Hasta ayer

Patricio Peralta

La única manera de salir de esta página es buscar google en google

 

Los errores de gravity

 Entendiendo al pacto ficcional para descubrir los errores de Gravity

Leonardo Sbaraglia dijo en una entrevista que hay muchas películas buenas que no reciben ningún premio y hay muchas películas malas que los reciben. Y justamente los reciben no por se buenas sino por la cantidad de gente que las vio. Una retroalimentación absurda como el universo herido.

“Sólo es una película”, Los errores de gravity, o gravedad, o el problema de llamarse Matt ?

Gravity es una película impresionante desde el punto de vista visual, espectacular, como lo fue Matrix, tal vez 300, 2001 Odisea en su momento, y dirigida brillantemente por Alfonso Cuarón.
Creo que los méritos de este film son meramente técnicos, y quizás los actorales de Sandra, nada más.

A medida que avanzaba cuando la veía empecé a sentir que me habían estafado, pues me la vendieron como una película “del espacio” y no una película de ciencia ficción.

Matt Stevens, Rotten tomatoes

Bueno, gravity es ciencia ficción, ya que las leyes de la física que se ven en ese film no tienen nada que ver con este universo. No tenía ganas de hacer una entrada con este tema, siempre creí que Wikipedia e Imdb se iban a encargar de desenmascarar el fiasco.

Alguien no con mucho conocimiento del tema escribió una entrada de blog  ( que prefiero olvidar citar ) sobre estos errores y allí le saltaron como leche hervida un montón de lectores a defender el film con el argumento “es una película”.
Me parece que el “es sólo una película” es la peor defensa que se le puede hacer a una  peli. Eso fue lo que me dio el ánimo a escribir esto. No son los errores de la producción lo que me preocupa, sino los defensores con pereza crítica que hacen que cosas como estas estén nominadas a premios a rajabonete mientas algunas producciones son ignoradas por completo. Cosas del negocio que no le hacen nada bien al arte.

Pueden saltar a la parte del pacto ficcional ya que lo siguiente son críticas ya conocidas al film, salvo la parte del reingreso que aún no he visto en ningún lado. En Gravity se venían produciendo errores menores perdonables para los cuales uno le puede hacer la vista gorda y sí argumentar: #esunapelícula.
Pero cuando Clooney se pierde en el espacio de esa manera tan  absurda uno piensa, uh, esto es una peliculita, falta que termine con la Sandra Bulo piloteando un cohete cual película de las Sagas Aeropuerto, o Snakes on a plain. Aunque en ésta última la acción del pilotaje tiene un justificativo un poco más coherente.

También pueden ver la sección Otras producciones, dónde justamente en otras películas se explican los errores que se  cometieron en Gravity, una película de Clase C con producción y direeción de Clase A.

Vamos a empezar con la opinión de Tyson, físico y gran divulgador ahora más afamado que nunca gracias al refrito mejorado del Cosmos que realizara Carl Sagan en los 80.

Última oportunidad para saltar al  Pacto ficcional antes de morirte de embole bloguero

Esta página realizó un compilado de los tuits jocosos de Tyson:
1) The film #Gravity should be renamed “Zero Gravity” 
La película Gravity debería ser renombrada Gravedad Cero.

2)The film #Gravity should be renamed “Angular Momentum”
La película Gravity debería ser renombrada Momento Angular. -debe ser porque se la pasan dando vueltas, acoto yo.

3) Mysteries of #Gravity: Why Bullock, a medical Doctor, is servicing the Hubble Space Telescope.
Misterio: por qué Bulo, una médica, le hace reparaciones o actualizaciones al Telescopio Hubble.

4)Mysteries of #Gravity: How Hubble (350mi up) ISS (230mi up) & a Chinese Space

Inclinaciones de órbitas de IIS y el Hubble

Station are all in sight lines of one another.
Acá se mete con cuestiones más complicadas. Relacionadas con las órbitas: Lo que dice es que el Hubble está en una órbita a 350 Millas de altura,alto o sea , o lejos mejor dicho. Este es  el límite operacional de los transbordadores. La ISS, la estación espacial internacional está a 230 millas de altura y la estación China a vista de pájaro de ellas. moverte de una órbita que sólo implique una diferencia de altura, que sean concéntricas o sea, de millas de diferencia requiere un montón de cálculos, tiempo y energía ( combustible) para sincronizar las velocidad orbitales- distinta altura, distinta velocidad.
ya es mucho no? podés saltar al pacto ficcional
5) Mysteries of #Gravity: When Clooney releases Bullock’s tether, he drifts away. In zero-G a single tug brings them together.
Este es el primer gran error del cual les hablé, donde uno dice uf, pensé que esta película era en serio, fiel al espacio como te la vendían. Ahí explica que un simple tirón lo trae de vuelta. En la blogósfera alguien justifica esta muerte con el “problema de los dos cuerpos” un delirio, sabe menos de física que Alfonso Cuarón.
Es mas, dado que probablemente ese cinta ( tether ) tenga cierta flexibilidad, cierta elasticidad  produciría el efecto que le permitiría rebotar suavemente hacia el centro de gravedad del sistema EstaciónEspacial-Astronautas. No quise poner ecuaciones de la conservación de la cantidad de movimiento y cosas así porque se aburrirían y no quiero volver a estudiar esos temas.

5.25) Mysteries of #Gravity: Why Bullock’s hair, in otherwise convincing zero-G scenes, did not float freely on her head.
Acá se refiere a que el pelo no flota en el espacio como debería, es un detalle que no vale la pena cuestionar, acá, el argumento “es una película” mata como billetera mata galán. Un perdón para Cuarón.

5.5) Mysteries of #Gravity: Astronaut Clooney informs medical doctor Bullock what happens medically during oxygen depravation.
Acá otro error casi perdonable: Una astronauta explicándole al médico de medicina: a veces es difícil transmitir información al espectador y se recurren a estos diálogos informativos que en la realidad nunca se dan, pero bueno, podrían haberse esforzado y hacerlo al revés. Por eso lo del “casi perdonable” O sea  – imagino yo una posible solución a este problema- ,Clooney argumenta que nunca le dio bolilla a ese tema y le pide que le explique y toda la sarasa. “para mantener tu mente ocupada” podría cerrar finalmente Kowalsky (Clooney). En este punto  le puede imputar al guionista un poco de pereza, falta de tiempo para la entrega. Insisto que esto no debería considerarse como un error, es una flacura del guión.

6)Mysteries of #Gravity: Nearly all satellites orbit Earth west to east yet all satellite debris portrayed orbited east to west
Se refiere a que casi todos los satelites orbitan de oeste a este, y acá la chatarra viajaba de este a oeste. No es tan grave, pero sobre esto hay que volver.

7) Mysteries of #Gravity: Satellite communications were disrupted at 230 mi up, but communications satellites orbit 100x higher.
Se refiere a que los satélites de comunicaciones no están a 230 millas de altura, donde se

Matt Plomazo Kowalski

supone que se destrozan, están a más de 20.000 millas, en órbitas geoestacionarias a veces llamadas órbitas de Clarke o círculo de Clarke, honor al gran Arthur.
Sería casi imposible su destrucción.

Otra página se dedicó al tema acá algunas cosas sobre ella
1. Clooney’s character is reckless to the point of being ridiculous.
Adhiero, es un ejemplo de mala construcción de personaje, resultado de la exageración por el intento de hacerlo interesante. Recomiendo ver Minority report para aprende cómo se construye un personaje, observen a los secundarios, que interesantes que son y no obstruyen la trama, no roban nada de la película y uno los disfruta mientras le aportan y/o asisten información a Tom Cruise. Me refiero al doctor ruso que lo opera, a la anciana retirada con sus plantas que le informa del Minority report y al paralítico que actúa como carcelero.
Kowalski es irresponsable a tal punto que en USA no le dejarían ni manejar una bicicleta. Insoportable  a más no poder a tal punto que un compañero aprovecharía cualquier oportunidad para desconectarle el oxígeno para que se calle y para de hablar pavadas. Estamos en el espacio, donde “la vida es imposible” realizando tareas críticas con instrumental que vale millones, así que no creo que sea el ambiente adecuado para soportar a semejando plomazo. El derroche de recursos extremadamente caros que hace dando vueltas con la silla coincide más con la personalidad de un pelotudo que de un astronauta. De las frases más absurdas de cine Cloney se despacha con dos, una en la de los tomates asesinos, donde dice algo másomenos así: “Nunca le vi a un tomate hacer algo tan osado” aunque si tomamos el tono de comedia lo perdonamos. Pero la de Gravity, del estilo “apuntá para allá y dale, no es ciencia de cohetes” no tiene perdón. Es ciencia de cohetes, si haces eso, desde otra órbita, una se va a dar cuenta que el otro objeto, al moverse en un vector diferente, donde justamente NO va a estar es hacia donde le apunté inicialmente.

2. How did the astronauts not know anything about each other?
Esto tampoco tiene relevancia, ya que aunque se supone que entre ellos se conocen y no necesitan contarse mucho, es necesario transmitirle esa información al espectador estos díálogos son los que le dan dimensión a los personajes. Y utilizar flashback de entrenamiento quizás no sea lo más adecuado.

3. All those communications satellites would’ve been fine
lo mismo que Tyson, las comunicaciones no deberían cortarse.

4. Sandra Bullock would have been screwed pretty early on
Bueno, una traducción de Screwed es FUCKED, prefiero no hacer comentarios sobre eso ya que no quiero enemistarme con mi amigo Rolando Schiavi ( si le habré ido a comprar chorizos al padre, en la carnicería de la 9 de julio) con que él se de Rivavia es suficiente, no quiero echar más leña al fuego.

5.There’s no way to get from Hubble to the ISS easily (especially not with a jetpack)
Ya adelantamos algo, en millas, la diferencia de altura es de alrededor de 100 millas, imposible de hacer una jetpack, se necesita un cálculo de órbitas y aproximaciones, suponiendo que esas órbitas estén en un mismo plano, órbitas concéntricas mejor dicho. Pero no lo son, al estar alabeadas transformar una órbita en otra no paralela es extremadamente complejo. Está bien, es “sólo una película” pero después vuelven a hacerlo con respecto a las órbitas de la IIS y la estación China. Paren un poco

6. You can’t hit things at speed in space and expect to survive
Y si, se pegan unos porrazos que es difícil que no tenga fracturas o peor, roturas de traje, la espectacularidad necesaria, se podría haber suavizado

7. Sandra Bullock was a bit too, uh, scantily clad
Bueno, no es tan mal que la vestimenta no sea fiel, después de todo, es una película 😛

Para ver el tema de la complejidad que implica moverse de una órbita a otra imaginemos que estamos en marte, y la tierra y el sol están alineados con nosotros (sería un eclipse solar en marte) en el momento que decidimos dirigirnos hacia la tierra. Como la tierra al estar en un órbita inferior se está moviendo mucho más rápido nos encontraríamos que la tierra se nos escapa a pesar de que la aproximación al sol probablemente nos aumente el momentum. Esto si son órbitas concentras, veamos ahora unas imágenes de cómo son las órbitas del telescopio Hubble.

Órbita del Hubble
Órbita del Hubble
Órbita del Hubble

Ahora la órbita de la Estación Espacial

Órbita de la ISS
Órbita de la ISS
Órbita de la ISS

Es bastante complicado sincronizarce desde una órbita a la otra, se tardan muchas horas y se necesita mucho combustible… mucho, con el aerosol de un raid no alcanza.

Después está el tema de la chatarra viajando a velocidades imposibles colisionando todo ( Síndrome de Kessler  ) como si en lugar de orbitar alrededor de una esfera, cubriendola toda en todas direcciones, viajaran todos los objetos por el mismo lugar, como adentro de un tubo como los de los colisionadores de partículas. No estudié este fenómeno en detalle y no creo que puede entender sus ecuaciones, que supongo involucrarán un montón de estadística y probabildad pero a mi me suena un poco de tufillo tipo Y2K ( que de éste si dije que no iba a pasar nada) 
 El Kessler syndrome con respecto a la chatarra podría ser real, pero la película asume que destrozando un satélite con un misil. ups, esperen, puedo tirar un misil para destrozar un satélito o también necesito calcular órbita y etc? produce una estampida de escombros, lo más probable sería que la nube de escombros se esparza pero  continúe el movimiento y la órbita del centro de masa, en este caso, para ser más estrictos, el centro de masa del sistema satélite- misil, este error podría se perdonable si lo pensamos como un Macguffin o sea, los escombros viajaran en órbitas mas o menos paralelas, a velocidades relativas similares a los de los demás satélites. 
Podríamos asumir que el satélite orbitaba en sentido contrario, pero en este caso, la película falla porque es un dato importante que debería ser contado en lugar de los chistes insoportables de kowalsky. 
O sea van la contradicción de la película, el telescopio, y las dos estaciones espaciales viajan todas al ladito una de la otra a la misma velocidad con los autos en carriles paralelos como los autitos de la Scalextric, pero todos los otros satélites viajan a velocidades extraordinarias… en , uy esperá… si se colisiona las escombros, por el principio de la conservación de la cantidad de movimiento, esos satélitos ya no estaban anteriormente en órbita de colisión?
Y después de todo esto, la Bullock, la médica, después de hacer un cambio de órbita con un MATAFUEGOS, pilotea una cápsula desconocida, con inscripciones chinas, bien al estilo de las películas aeropuertos.

Otra mención menor merece hacerse sobre los tonos Quindar, estos son los bips, los tonos que se escuchan todo el tiempo en las comunicaciones. No se utilizan más, son obsoletos, corresponde a la era analógica, heredados de la época de las misiones Apollo a la Luna. Si embargo, tampoco rompen el pacto ficcional y considera que su uso no está mal, le adhieren un aire parecido al de dramatismo, una construcción de atmósfera. Justo lo que en el espacio no hay :P.

A estos films  nunca los mencionaban para los  Oscar, salvo algún que otra mención técnica, justamente por ser películas mediocres. Esas películas son vistas mayormente por el público que quiere verlas, como las de zombies, y sin embargo, miren que malas calificaciones tienen en IMDB. 

Aeropuerto  ( 6.x puntos)
Aeropuerto 75  ( 5.x puntos )
Aeropuerto 77 (5.x puntos)
Aeropuerto 79, el Concorde ( 4.x puntos

Y la Sandra, les decía, sin calcular órbita alguna le emboca al ángulo de ingreso perfectamente. 
Podríamos asumir que las cápsulas tengan las órbitas precalculadas, pero recordemos que la estáción ya no estaba en su órbita, estaba cayendo y ya frenándose en la atmósfera superior Carlos Saúl Men3m.Dicho ángulo  de ingreso, si no investigué mal, es de unos  43º  52″ y que si no le embocás, si ingresás muy alto la atmósfera produce un efecto de rebote que te desplaza al espacio, o si ingresás muy bajo, la velocidad es tal que la cápsula se incinera.. POR FAVOR! el margen es extremadamente pequeño, es como encestar en el basquet desde aro a aro. Si el ángulo de salida de la mandarina es incorrecto por un valor mínimo, se traduce en metros de error en el otro aro.
Y la Sandra lo hace desde una cápsula China, tocando botones al azar… ¿por quién me tomaste?

Otras producciones

Veamos dos diálogos De la Tierra a la Luna, la producción de Tom Hanks – Steven Spielberg

El primero 
-sin un sistema de guía de inercia, uno que sea sofisticado que pueda navegar con exactitud y controlar una órbita lunar..

o el reingreso a la tierra, nunca lo lograremos.
No se puede acelerar, apuntar la nave hacia arriba
y largarse, ¿me entiende?

El segundo, un debate de diseño técnico:

-Yo llamo a esto Encuentro en la Orbita Lunar.
– Tom, ni siquiera sabemos si es posible un encuentro en la órbita de la tierra.

(  cómo? no había que apuntar hacia allá y darle parejo? )

Y por último, un diálogo de Apolly 13, donde se reproduce fielmente el problema del reingreso a la Tierra:
– Para penetrar la atmósfera…tienen que apuntarle a un corredor de 2,5 grados de apertura.
Si vienen muy en picada, se queman…si vienen muy abiertos, rebotan contra la atmósfera.

Apollo 13

La entrada es tan estrecha, que si esta pelota fuera la tierra.. ésta otra la luna, y se las colocara a 4 metros de distancia… tendrían que apuntarle a algo
del grueso de esta hoja de papel.

El pacto ficcional

¿Por qué podemos defender los errores que puede tener un film con el argumento “es sólo una película”?
Se supone que para ver cine, una realiza una suspensión de la credibilidad sin eso, la obra no funciona. Tengo que creerme que estoy viendo a un soldado, o a un cura y no a mi amigo Ricardo Ibarlín. Esta suspensión nunca es total y es diferente para cada género. Cada género tiene sus reglas y por lo tanto a una película de ciencia ficción no le pedimos lo mismo que a un policial, ni a un thriller político lo mismo que a una comedia o a una animación. También hay un determinismo relacionado con el contexto históricoy disponibilidades técnicas, creencias y etc  del momento en que se hace la obra. A nadie se le ocurre critica a Moby Dick por referirse al cachalote como un “gran pez” y no como un mamífero como en realidad lo es. 
Ahí entra en juego el pacto ficcional. El filme propone un universo donde ciertas cosas son posibles
Superman vuela,
Se puede viajar más rápido que la luz,
Los zombies no se mueren
Hay hombres lobos, vampiros, se puede resucitar a un hombre en el siglo 19, se puede surfear sin tabla… el muchachito los caga a patadas, se puede viajar en el tiempo, etc. 

Luego de ello se produce esa especie de pacto donde uno espera que las cosas se desarrollen dentro de las posibilidades de ese universo propuesto. Para exagerar un poco, supongansé que Bullock llega a la tierra y es atacada por una horda de lobos inteligentes que ahora son la especie dominante del planeta. No no,puedo creerte que haya lobos inteligentes, pero eso es de otra película.
Sin embargo, es posible que por diferente motivos y por pereza de los escritores y por la ambición del vil metal siempre se produzcan leves violaciones de ese pacto ficcional, a los cuales uno le hace un poco la vista gorda: el “es sólo una película”.
Metafóricamente el pacto ficcional es como un puente colgante y la carpeta asfáltica es la película. Toda la estructura se sostiene mediante dos o tres pilares principales y unos cables maestros y cables menores que sostienen la estructura que contiene a la carpeta asfáltica. No hay problema en que alguno de estos cables se rompa. La estructura los soportará. Pero imagínense que en determinado tramo comienza a romperse de manera mas o menos seguida el sistema de cables. Se produce un agujero, algunos se llaman plot-holes, agujeros en la trama. La estructura colapsará. Ni hablar si se cae algunos de los pilares. Con las películas y series pasa lo mismo, en general con toda los géneros de la ficción sucede esto, es la ruptura del pacto ficcional. Y no todo los puentes son iguales, como la ficción, si vemos una obra de Shakespeare, tenemos que pensar en un puente adecuado a la época en que esas obras fueran escritas y al género al cual pertenece.

Por ejemplo, en una de las duro de matar, hay una bomba en medio de los rieles del subterráneo, ¿en qué momento la pusieron? Siendo que pasa un tren c/ 3 minutos en una estación llena de gente y personal. Pero no le hacemos mucho caso a ese detalle, pero si en el filme sucede que cada 15 minutos te proponen una cosa así uno debería pensar que le están robando la plata.
También ese rigor está ajustado al género, pues no vamos a cuestionar que dos científicos universitarios como Sheldon y Leonard necesiten compartir un departamento. Sucede que es una comedia y encima una comedia televisiva. También es distinto si se trata un dibujo animando como los simpsons, donde ahí estamos practicamente en el territorio del todo vale, o de una historieta.

En el silencio de los inocentes sucede dos momentos, al menos, donde los cables del puente se rompen, pero el puente no se cae. Uno de ellos es ( spoiler alert ) cuando Hannibal se escapa, primero, no había manera de de hacerse de la lapicera, y segundo, es imposible para una hombre solo esconder un cuerpo en ese lugar del ascensor. Pasa una sóla vez y lo toleramos, incluso si no hay abuso de esos elementos ni los notamos. Supongamos que cosas como estas empiezan a pasar cada 15 minutos en el film, en ese punto, uno piensa, Bueno, este tipo tiene poderes supernaturales, lo cual debería estar debidamente narrado o me están mintiendo. Luego la película se desenvuelve bien.

Para ello buenos ejemplos son películas donde ese pacto no se viola o si lo hace, es en mínima proporción, y el puente no se cae. Algunas son:
Tocando el viento (Brassed Off)
El padrino – The Godfather
Crash, vidas cruzadas
El imperio del sol – Empire of the Sun (recomiendo leer el libro de Ballard, ya que es autobiografía)
El viento que agita la cebada – The Wind That Shakes the Barley
Amén
Apollo 13, justamente
Rescatando al soldado Ryan
Garage Olimpo
Felicidades

Algunas de ciencia ficción ( de la buena ) como :
2001 en realidad, todo el cine de Kubrick debería incluirse.
Alien
Blade Runner 

películas que se meten en complejidades paradojales relacionadas con viajes en el Tiempo, como la mismísima La máquina del tiempo, Terminator, Volver al futuro y la lista sigue..

Algunas series como
Breaking Bad
True Detective

En las series el rigor es un poco menor, quizás porque la televisión es menor o por otros motivos, cambios de guionista, distopias entre capítulos etc.
Pero también vale la pena destacar a
The Twilight Zone que para la época y aún hoy, conserva una integridad que no tanto se ven incluso en series modernas. En cambio su copia, Rumbo a lo desconocido es un fraude tras otro y para demostrarlo nada mejor que un ejemplo: Un planeta está por chocar con otro, y la solución es colonizarlo para que se desvíe. Este argumento es tan estúpido como Kowalsky, es la clase de cosas que define a las malas historias, al arte menor.

y la lista sería enorme y podríamos incluir comedias, pelis se superhéroes, policiales, etc. Pero por último, vean testigo en peligro – Witness en esta película hay un extraño y absurdo funcionamiento del silo de campo, pero no rompe niguno de los pilares ni cables del puente del pacto ficcional: la película funciona en su totalidad, el pacto ficcional no se rompe.

Para el final, un ‘es sólo una obra’ para el bloguero amigo

Las tres clases de pseudociencias. Y cómo acabar con ellas

No le encuentro mucho sentido publicar en un blog notas que aparecen en otros medios, como muchos blogueros hacen, pero encontré la excusa perfecta para una excepción.Creo que ésta es la mejor nota que he leído este año.

Mario Bunge


Durante el último cuarto de siglo, con las pseudociencias ocurrió lo que suele ocurrir con las plagas biológicas: algunas prosiguen, otras están finalizando y otras más han emergido. Empezaremos por recordar algunos ejemplos de las tres clases y terminaremos replanteándonos las viejas preguntas: ¿por qué siguen prosperando tantas pseudociencias? ¿Y qué podemos hacer para acabar con ellas?

Pseudociencias supervivientes
Muchas pseudociencias han seguido haciendo adeptos durante el período considerado. Entre ellas se encuentra la homeopatía, una de las más ridículas, por usar soluciones tan diluidas que contienen una molécula del agente activo por galaxia, de modo que su único efecto es impedir que el enfermo recurra a tiempo a un médico. El recluta más reciente de este contingente es nada menos que Luc Montagnier, ganador del premio Nobel por haber descubierto el HIV o virus del sida.
Moraleja: una sólida experiencia científica es insuficiente para vacunar contra el VPC, o “virus de la pseudociencia”. También se necesita una buena dosis de metodología de la ciencia. El ilusionista James Randi hizo gala de ella en 1988, cuando, junto con John Maddox, entonces director de Nature, y un investigador del NIH (National Institutes of Health), descubrieron las trampas en los experimentos del laboratorio homeopático del Dr. Jacques Benveniste en la Universidad de París. Estos tres investigadores denunciaron la patraña en esa revista, una de las dos publicaciones científicas más importantes del mundo. Finalmente, la universidad clausuró el laboratorio y Benveniste pasó a trabajar en una empresa de productos homeopáticos.
Aunque grave, el descarrío de investigadores prestigiosos no lo es tanto como el de instituciones enteras. Baste recordar tres ejemplos recientes de tal descarrío. Primero: a finales de su presidencia, Bill Clinton forzó al NIH a establecer un Departamento de Medicinas Alternativas con un presupuesto inicial de seis millones de dólares. Harry Collins, el actual director del NIH, es un genetista que defiende la religión y ataca el materialismo.
Segundo ejemplo: cuando gobernó la India (1998-2004), el partido derechista BJP (Bharatiya Janata Party) obligó a las universidades a otorgar doctorados en Astrología y Medicina Ayurvédica. Para no ser menos, en 2010 la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, inauguró maestrías en las medicinas tradicionales india y china, así como en homeopatía. ¿Por qué no fueron consecuentes y agregaron grados en astrología, alquimia y parapsicología?
Otro ejemplo notable de persistencia es el de la teoría económica estándar, que ha sido incapaz de explicar los desequilibrios económicos, en particular las combinaciones de desempleo con inflación y con alza de la bolsa. A diferencia de los errores en las ciencias auténticas, que se corrigen en el curso de la investigación, los errores de las pseudociencias sociales tienen efectos dañinos irreversibles: generaciones pérdidas por falta de atención médica y educación, industrias arruinadas por el “libre comercio”, libertades cívicas perdidas en beneficio de grandes empresas, etc.
Un caso igualmente escandaloso es la politología. Ninguno de los famosos profesores de esta ciencia, ni de sus críticos marxistas, detectó a tiempo signos del descalabro del bloque comunista ni de la actual insurrección del mundo árabe. Esto no impide que influyentes órganos de derecha, tales como Foreign Affairs, sigan refiriéndose con respeto a la obra de Samuel Huntington, quien predijo la victoria estadounidense en Vietnam, y profetizara también que el “choque de culturas”, no de intereses petroleros, sería la fuente de los nuevos conflictos internacionales.
Pseudociencias en decadencia
Pasemos ahora de las pseudociencias aún prósperas a las que ya han entrado en decadencia. Una de ellas es la astrología. Es posible que su prestigio haya declinado porque hoy cualquiera puede construir un horóscopo en un minuto, valiéndose de un software. Además, entre los académicos se sabe ya, gracias a Richard Dawkins, Steven Pinker y otros célebres deterministas genéticos, que quienes determinan la historia de cada persona no son los astros, sino los genes.
Otro caso del mismo tipo es la parapsicología o estudio de la telepatía, telequinesis y demás fenómenos paranormales. Esta pseudociencia floreció en las décadas de 1930 a 1950 en el laboratorio de John B. Rhine, en la Universidad Duke. Este laboratorio fue clausurado después de que se probara que los ayudantes de Rhine habían falseado los datos. Esto no impidió que el célebre neurofisiólogo católico sir John Eccles creyese en la telepatía, ni que su colaborador, sir Karl Popper, creyese en la posibilidad de la misma. Moraleja: admite el dualismo mente-cerebro y podrás tragar cualquier historia de espíritus.
Pero el caso más importante de decadencia es el del psicoanálisis. Esta colección de fantasías y anécdotas sigue divirtiendo a muchos, pero ya no ejerce el atractivo de antes.

 Hace ya tiempo que no se enseña en ninguna de las universidades líderes, porque no hay laboratorios psicoanalíticos y porque la psicología acéfala está siendo desplazada por la neurociencia cognitiva. Además, hay un factor socioeconómico: la clase media, de donde salían casi todos los clientes de los psicoanalistas, se ha empobrecido en las últimas décadas. Esto ha obligado a muchos de los profesionales del cuento de Edipo a ofrecer terapias de grupo, que son mucho menos rentables.
Pseudociencias emergentes
Abordemos ahora el tercer grupo: el de las pseudociencias emergentes. Entre éstas figuran la física digital, la cosmología de mundos paralelos y la psicología evolutiva fantasiosa. Me limitaré a exponer una sola objeción a cada una de ellas.
La física digital sostiene que los constituyentes elementales del Universo no son los electrones, fotones, etc., sino los bits o unidades de información. De aquí el principio Its from bits, o “cosas a partir de bits”. Una objeción fatal es que esta teoría no señala ningún mecanismo por el cual esos símbolos, o cualesquiera otros, puedan aglomerarse hasta producir cosas dotadas de energía y otras propiedades físicas. Este cuento se parece demasiado al mito de la transubstanciación, que acaso funcione en misa pero no tiene cabida en el laboratorio.
En cosmología se discute con toda seriedad la hipótesis del multiverso, es decir, que hay otros universos además del nuestro. No se trata meramente de la hipótesis plausible de que el universo es una suerte de sistema de archipiélagos muy distantes entre sí. La hipótesis del multiverso es que el universo no es uno sino múltiple, y que los distintos universos no están interconectados (ya que, si lo estuvieran, serían un solo universo). Esta hipótesis es pseudocientífica porque es incomprobable, ya que no hay manera de recibir señales de los presuntos universos alternativos.
Nuestro tercer y último ejemplo de nueva pseudociencia próspera es la psicología evolutiva fantasiosa. Los cultivadores de esta disciplina pretenden saber cómo sentían y pensaban nuestros antepasados remotos. Su conducta estaría determinada por sus “genes egoístas”: los varones procurarían maximizar su descendencia. Más aún, esos fantasistas ignoran la evolución social y sostienen que los seres humanos dejaron de evolucionar hace unos 100.000 años, de modo que nosotros seríamos fósiles andantes. No se han enterado de que hace 10.000 años la agricultura, y cinco milenios más tarde la civilización, transformaron radicalmente la manera de vivir y, por tanto, presumiblemente, también la de sentir y pensar.
Hay muchas otras pseudociencias emergentes, entre ellas la psicología computacionalista, que sostiene que la mente obra conforme a algoritmos, no a leyes naturales; y la memética, según la cual hay unidades culturales que se conservan y mutan como los genes, sin ayuda de cerebros creadores ni de circunstancias sociales favorables.
¿Por qué y qué hacer?
¿Por qué sigue habiendo pseudociencias en la llamada Era de la Ciencia?
Si supiéramos responder esta pregunta sabríamos qué hacer para combatir eficazmente esas plagas culturales.
La pregunta debería ser abordada con ayuda de todas las disciplinas que se ocupan del conocimiento, tanto genuino como espurio, desde la psicología social hasta la sociología del conocimiento y la metodología de la ciencia. De hecho, el psicólogo social James Alcock es uno de los contados investigadores de esta cuestión. Uno de sus hallazgos sorprendentes es que los estudiosos de las ciencias exactas tienden a ser más crédulos que los de las ciencias del hombre.
Desgraciadamente, la gran mayoría de los expertos en estas disciplinas ha eludido la pregunta de marras, tal vez porque ellos mismos carecen de criterios explícitos para demarcar la charlatanería de la ciencia. Cuando se los apremia suelen responder: “No necesito ninguna definición ni criterio explícitos: yo sé reconocer la falsificación cuando la veo, del mismo modo que sé distinguir la pornografía del arte erótico”. Creo que esta respuesta es irresponsable. Más aún, el investigador sin ideas claras sobre el asunto se expone a ser engañado y a tolerar que sus estudiantes sigan pensando en forma mágica fuera de su especialidad. El buen maestro no se limita a transmitir conocimientos: también se esfuerza por formar mentes científicas.
No creo que haya una receta segura para detectar y evitar las pseudociencias. Pero sí hay una manera de precaverse de ellas: adoptar una cosmovisión materialista, o al menos naturalista, y practicar el escepticismo metodológico. La primera no admite la existencia de entes espirituales independientes de los cerebros. Y el escepticismo metodológico manda dudar de cuanta conjetura no haya sido comprobada.
Estas fueron las reservas a las que se atuvo James Randi, el gran ilusionista y denunciante de las pseudociencias. Aunque autodidacta, Randi se forjó y practicó una filosofía de la ciencia y un coraje intelectual que le llevaron a detectar y denunciar fraudes famosos, tales como los de Uri Geller (el doblador de cucharitas), Jacques Benveniste (el de la memoria del agua), los niños rusos que afirmaban leer con los dedos y los “cirujanos psíquicos” filipinos. Randi también puso en evidencia los engaños y auto-engaños de videntes, zahoríes, parapsicólogos, astrólogos y otros “científicos alternativos”. La lectura de Randi y otros autores escépticos puede ser más instructiva que la de muchos filósofos del conocimiento.
Mario Bunge