Ballerina

Fueron y la tiraron ahí. Estaba tirada en un charco de sangre. Luego le sacaron la cortina que hizo de manta improvisada.

Un gran lago de sangre rodeado de charcos de sangre. Salió disparada hacia arriba como vomitada por el suelo rojo, como si la sangre la pateara. Da unos tumbos como loca y aumentando la gravedad, o la fuerza centrífuga, o la centrípeta, nunca sabrá cual es cual, absorbe la sangre hasta la última gota. Y dará otras volteretas y hará la pose donde sonríe y escupirá la bala del pecho y vendrá el estampido ahogando las voces de pánico desde que aparecerá el láser que la marca estando siempre quieta desde que la gente empezará a ovacionarla. No era cosa de salir borrosa en la foto. Ballerina – For the love o God – Steve Vai

Otros relatos: Sobre la pelota

Densito

la cura del cáncer

la patria es la infancia

hecho real

signo de los tiempos

otro hecho real

administración pública