Una vida en el día

Una vida en el día


Munch, The beast

Ella se levantó y  lo despidió con un beso. Era domingo pero los hospitales seguían marchando. Se durmió y tuvo un sueño erótico. En una oficina había una mujer desnuda, luego se va a acostar, estaba tapada con una sábana blanca, un pliegue le tapaba el cuello y parte de la cara pero un hueco dejaba ver sus tetas. Se masturbó y se volvió a dormir pensando que tendría que embarazar a alguna puta. Se despertó con náuseas, algo que comí, pensó, ni siquiera cocinar sabe. Se volvió a dormir. Soñó con los beatles… ellos se habían convertido en perros. Paul era un mestizo negro, estaba peleado con uno de los otros y por eso nunca los juntaban. En otro sueño 

Paul McCartney

volvió a soñar con los beatles… pero en éste caso él era una especie de viajero del tiempo. Ellos iban a conectarse a un chip… él sabía que si lo hacían  terminarían separándose. El chip estaba en una carcasa parecida los modernos teléfonos.. Se despertó pensando que el chip debería llamarse Yoko Ono. Estaba deprimido, no quería levantarse sólo quería soñar. Encendió la radio bajito. No, el volumen estaba bajito, no existen radios de marca bajito. Empezó la transmisión del partido, encendió la tele y le quitó el volumen. Volvió a soñar, esta vez fueron cosas relacionadas con el fútbol. Las pelotas eran patos. Todo porque había estado viendo fotos de patos la noche anterior. Se levantó tarde y salió como zombie para un super chino: Huevos, harina, tomates y demás cosas, cuando volvió, ya se hacía de  

noche. De puro aburrido se puso a amasar tallarines, puro huevo y cortados a cuchillo, no quiso sacar la máquina de la casa. Sabía que su vida se dirigía hacia la nada. Cuando su esposa llegó, el agua rompió a hervir. Pensó que debería ser relojero o admistrador del tiempo. Mañana.. otra vez ella se iría y el se quedaría pelotudeando…o haciendo quehaceres domésticos…

Patricio Peralta R

Leer otro sueño

Tirandole la lengua a la vieja facha

Tirandole la lengua a la vieja facista

La yerba se había ido por las nubes, no la yerba en sí sino el precio. Habían autorizado un aumento en una de las etapas de producción que hizo que las otras aprovecharan y aumentaran los precios y digo aprovecharon porque el aumento fue un poco desproporcionado. Entonces uno pensó  que  los primeros se iban a avivar e iban a pensar, “ah, yo te la vendo a 10 y vos las vendes a 15,  ahora el precio va a ser 12” y por eso empezó a quitar la yerba del mercado porque después de lo del 12 los otros iban a ir por 18  y resulta que fueron por 18 claro, no por lo del 12, ya que con el 12 se podían manejar tranquilos con el 15. Pero no, fueron por el 20 porque se dieron cuenta que estaban haciendo acopio. Entonces los que vendían o estaban acopiando fueron por el 25, total, la yerba que estaba a la venta seguía vendiéndose igual.

Se busca

Mientras bajábamos por el ascensor con mi compañera se escuchaban fuegos artificiales como si fueran de una protesta sindical de esos que son unos reverendos hdp  y casualmente los únicos que pelean por nuestros beneficios, pero esa es yerba de otra canchada.
Deslicé un comentario irónico sobre actualizad  no recuerdo si citando estos dos temas y al rematarlo con un “esto se va a la mierda”  la vieja se prendió.
– Tenés razón, esto no da para más.
– Serán los nuestros los del reclamo? estarán rechazando el aumento y piediendo más? si no, con qué vamos a comprar yerba?
– Ay no sé, pero con esta, si no hay un cambio..
-Si, está todo mal vio? no hay empleo, no se venden autos, no se construye, los lugares de vacaciones desérticos- y acá  necesito aclarar para los probables lectores chinos, autorefugiados de la siberia y espeléologos que no encontraban la salida de la cueva desde 1999 de que estaba siendo muy irónico.

Se busca

–  Que no se si va a terminar el mandato te digo..- continuó la vieja y ahí me acordé de un polaco que dijo eso mismo de De La Rúa y a los 4 meses estaba volando en el helicóptero rumbo a su caverna. Bueno, pensé, aunque no creo haberlo dicho, que en aquel momento también el opositor era Duhalde, que ahora no existe y ahora no hay oposición política coherente y la única oposición viene por parte de Clarín y La Nazión y ahí me quede sin saber en que pensar y el calor que tenían en la espalda se me fué repentinamente

Gentes paseando en Tigre

-Porque ya no se puede andar por la calle- seguía hablando la fulana, y ahí me acordé del fin de semana que me la pasé viajando por zona norte y la imagen de las miles de personas yendo de un lugar para otro, algunos cámara en mano como yo mismo me confirmó que la tipa estaba exagerando un poco.

-Si con los milicos estábamos mejor – dije como para no darle mucha más vuelta al asunto y evitar  que ensimismado y equivocado de transporte termine en la playa de La balandra  o buscando a algún espeleólogo perdido en china.

-Si, es verdad, y eso que yo de los milicos no soy muy muy…
-Pero no parece señora- le interrumpí ya en la puerta del edificio, la gente iba y venía en un panorama un poco diferente al de la ciudad tomada de Predator II.  Ahí nos separamos y casi que me quedé con las ganas de perguntarle a quién extrañaba más, si a Lonardi, a Onganía o a Videla, como la otra vieja paqueta de bario norte que había salido en la tele sumándose a la protesta del campo.
Ahí le dije a mi compañera, para dónde vas? llevás yerba en la mochila? son como 8 cuadras.. vos pensás que llegaremos? la acompañe con la mirada avizora para prevenir a los saqueadores de ilex paraguaiensis que se lanzarían como zombies a un pelotero de cerebros. Estos son los hijos de la sociedad destruída por culpa del matrimonio igualitario que matarían a su madre y a sus hijos con tal de tomar un mate que no sea con yerba usada secada al sol. Luego de separanos me cruzo con los que habían estado tirando cuetes, iban tocando tambores arriba de una camioneta a alguna clase de contienda deportiva. Ni olor a porro tenían, los maricones iban tomando mate.

Patricio Peralta R

El grito de Crunch

La cena de Crunch

Ya era tarde y la noche silenciosa. Se puso a rallar una zanahoria y empezó a sentir como vocecitas. Se detuvo para hacer menos ruidos, pensando que habría alguna radio con auriculares encendida. Cuando limpió los restos de zanahoria con los dedos resurgió el murmullo. Continuó haciéndolo mientras se arqueaba para estar más cerca de la fuente de sonido. Se dio cuenta de su estupidez, se irguio y empezó otra vez a pasar los dedos, ahora acercándose lentamente las manos a la cara pero todo desapareció. Cenó y se fue a dormir. A la mañana estalló en un estruendoso grito naranja que lo reventó irreconocible.

Patricio Peralta R

Ir a un relato  casi-relacionado

Los planes sociales y el cambio de sexo

No sé como empezar y por eso empecé así. Bueno, ese fue un truco que le di a alguien que tenía una idea y no sabía como empezar a escribirla. Le dije: escribite y/o buscate la mayor cantidad de frases que digan algo pero no digan mucho y tenelas como comodín, por ejemplo: No sé como empezar para hablar de (su tema en cuestión). Ok, no sabía como empezar a hablar de los gobernantes y los gobernados o de las intenciones de las leyes y de sus consecuencias verdaderas. 
 
Moto cleta en el museo del automóvil
Tema uno: No estoy en contra de los planes sociales pero me parece que les falta una faceta de mejora continua en ellos, tampoco digo que no la tengan. Los primeros planes de la época de Duhalde eran un regalo, luego, son  a cambio de estudio de los hijos. Tampoco me molesta (tanto) que “usen esa plata” para comprarse moto como cita la derecha reaccionaria. Pero muchos empleados en negro se niegan a regularizarse porque pierden esos planes. Conozco los casos con nombre  y apellido. Esto me genera ruido. Cuando a un comercio le cae una inspección de trabajo, no les importa si el empleado en negro se niega a la formalización por culpa de la asignación.  Aparte del hecho, que también sucede con los hijos, o la posibilidad más precisamente, de que estemos generando una cultura en la cual lo que debe hacerse por motus propio se hace a cambio de un premio, es una especie de extorsión. Hay un documental donde se cuenta la posibilidad  de que algunos hijos manipulen a los padres en éste tópico: “Freakonomics

Tania Luna

 

El otro tema tiene que ver un esta gran medida de la Identidad de Género de este gobierno progresista. Me parece fantástico el reconocimiento. Pero hecha la ley hecha la avivada. Mis compañeros de oficina están especulando el traspaso al sexo femenino para jubilarse cinco años antes.
Adiós, voy a pedir turno.

Borges describe la felicidad

Jorge Luis Borges 1951, by Grete Stern

Fragmento de EL SUR:

Pidió una taza de café, la endulzó lentamente, la probó (ese placer le había sido vedado en la clínica)
y pensó, mientras alisaba el negro pelaje, que aquel contacto era ilusorio y que estaban como separados por un cristal, porque el hombre vive en el tiempo, en la sucesión, y el mágico animal, en la actualidad, en la eternidad del instante.

El que gato vive en la felicidad.